lunes, enero 14, 2008

de Satélite a Garibaldi en 5 vidas

0 comentarios Vínculos a esta publicación

A veces en la vida, los momentos menos esperados pueden ser tan significativos para recordarlos toda la vida. Ayer viernes, todo era una salida común, empezamos Gerardo y yo en el Tayüt de Satélite en una pequeña junta para presentar el proyecto de Apolorama con el dueño del lugar, ahí nos encontramos con el buen amigo Edgar… aka: Marmota, con su novia y una amiga suya. El lugar llama para convertirse en uno de los con más clase de la zona, habrá jazz y música muy buena, aparte de la comida. Luego nos fuimos por Brenda a su casa para irnos al Asia de Cuba porque Gerardo iba a mezclar en el lugar junto con Junk. Ahí estaba cotorrón el asunto… unos drinks, unos cuantos platos de sushi, jajaja y buena música. Pero el plan era acabando el set de Gerardo irnos al Centro Cultural España. Justo a tiempo Daniela me manda un mensaje: “… que onda sigues en el España?” y pues de ahí nos quedamos de ver por allá, ella iba con su galán, Carlos, también conocido como “el cuarentón”, jajaja.
Realmente nosotros esperábamos una salida donde iríamos a escuchar buena música y variar del Asia de Cuba y música meramente electrónica.
Íbamos por reforma, y Gerardo manejando como imbecil pasándose los topes y parecía montaña rusa..., hasta que llegamos a la av. Juárez y ahí había un accidente enorme, con como 20 patrullas y ambulancias alrededor.
Llegamos al “España” y Daniela como histérica… porque estaba cerrado, y así de… chale … que hacemos???, por ahí salio… vamos al paragüero… y Daniela: “ el paragüero esta cerraaaoo weoooon!” vale contar que el apelativo webon… weoonnn se nos ha pegado en el lenguaje… jajaj gracias a Jorge, un paisano mió peruano.
Y pues ya… que no vamos a Garibaldi… nos metimos a la troca de Carlos y venga… desde ahí empezó el desmadre…. Llegamos a Garibaldi, los mariachis por todos lados en la plaza, gente pidiendo limosna, familias compartiendo, etc… Por fin, nos metimos al Tenampa, lugar mundialmente famoso porque ahí recrean el ambiente jaliciense... y la experiencia de la peda con mariachi, tequila… bastante rustico pero emblemático lugar, lleno de pinturas de cantantes famosos, también lleno de mariachis, cigarreras, luces de neón, y claro no podría faltar su vitrinita con su merchandise para que te la lleves de recuerdito.
En una mesa, estábamos: Gerardo, Daniela Carlos, Brenda y yo, personas con historias muy diferentes, juntas. Daniela es mi mejor amiga de toda la vida, la conocí a los 9 años en la primaria… Carlos… su novio toca en la orquesta filarmónica de México, Gerardo es uno de mis mejores amigos ahora y socio en Apolorama y también claro camarada y compañero de varias aventuras urbanas… jaja, Brenda es la mejor amiga de Gerardo, también lo conoce desde la secundaria y yo relativamente tengo poco tiempo de conocerla pero cada vez admiro y quiero más, Daniela apenas conoció a Gerardo el miércoles y ayer recién conoció a Brenda, Carlos era un desconocido para nosotros pero termino cayéndonos increíble.
Al llegar el mesero nos contó un poco de la historia del lugar, nos trajo una copa de Ponche con una receta del lugar, que tiene 82 años… y como dice… y los que vienen.
Nos pedimos una botella de tequila, refresco de toronja para hacer unas palomas, limoncitos… mariachi… la verdad, fue una de las mejores salidas desde hace mucho tiempo, acabar en un lugar totalmente inesperado y fuera de nuestra normalidad, con gente que comparte tu modo de ver el mundo, mi mejor amigo, las dos chicas mas lindas del mundo, un cuate que pensé que me odiaba pero termino cayéndome increíble, la verdad se los agradezco mucho por estar en ese momento ahí. Como dice la canción de Silvio Rodriguez: “tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir.

Encuentro de los Amantes del Teatro

2 comentarios Vínculos a esta publicación

En esta ocasión, la siguiente reseña me la envía Roberto Espino, un amigo que vive en este mounstro de ciudad... jajajaja por asi llamarlo, pero que le gustaria usar este espacio para narrarnos su experiencia en el evento teatral.



Ayer me di la oportunidad de asistir de nueva cuenta al teatro, tenía un rato que no lo hacía debido a que mi actual trabajo me impide disfrutar de la vida cultural de la ciudad; grata sorpresa me llevé al encontrar un evento gratuito de teatro llamado Encuentro de los amantes del teatro que se realiza en los teatros que quedan atrás del Auditorio Nacional pertenecientes al INBA, debido a que no soy experto, pero si fan de este grato espectáculo, haré mi mejor esfuerzo por reseñar las dos obras teatrales que vi este sábado que me motivaron a hacerlo. La primer obra que presencié fué Fabulaciones en Azul, de una compañía de nombre Astillero Teatro, los cuales iban todos vestidos de negro, con boinas y guantes. Me pareció una obra muy interesante, blanca y divertida, que va muy apegada al criterio infantil. Se trata de una fábula de la que pocas veces ya nos enteramos con tanto ajetreo de Walt Disney en la cabeza.. Los elementos de escenografía eran muy gratos para la vista, algo de lo que me pareció muy acertado es la inclusión de una pantalla multimedia que reflejaba las diversas atmósferas en tonos muy suaves y cálidos. La historia es la de un lobo que busca un lugar llamado azul y en ese inter se topa con muchos personajes con los que suceden varias historias paralelas. Los animales son ovejas, pájaros, gorriones, perros cazadores, un gran albatros que son interpretados tanto en títere como por actores; además cantan en vivo, tocan la guitarra, doblan voces y actúan, algo que sin duda es muy difícil de lograr. Los niños se involucraban con los personajes imitando los sonidos emitidos por ellos, lo cual fue sumamente gracioso. Quizá dentro de los detalles que no me gustaron fueron algunos ambientes un poco oscuros, pero sin lugar a dudas es una muy buena obra de teatro infantil, se las recomiendo mucho. Fabulaciones en Azul, compañía Astillero Teatro, dirección Oswaldo Valdovinos.

Otra propuesta de ese día a las cinco de la tarde fue la de la compañía Yohualtonalli con la obra El oso, trata de una viuda de la alta sociedad que lleva varios años de luto cuando conoce a un militar que quiere cobrarle un pagaré que dejó su esposo; finalmente la historia conduce a un enamoramiento. Existe un personaje que es un sirviente homosexual pero no lo trabajan de manera burda. Es una obra de teatro muy sencilla, pero muy disfrutable, su escenografía es sólo una salita, cómoda y retrato.
El oso de la compañía Yohualtonalli, dirección Arturo González González.
En fin, a todos los interesados en asistir al teatro les recomiendo este Encuentro de amantes del teatro 2008, que por lo poco que vi se alza con buenas propuestas y lo mejor de todo es la entrada gratuita así que no hay pretexto para no asistir en familia al teatro, finaliza hasta el 22 de enero y hay obras en todos los horarios de la sala Villaurrutia y el Teatro Julio Castillo.


Por Roberto Espino.

la musique